Empatizando


Para qué engañarnos, soy una mujer de radio.

Ya en la universidad, tuve ocasión de participar en las emisiones de Radio Complutense. Junto a Rocío, Edu, Amanda, Gema y María José, preparábamos con la ilusión de un niño nuestro programa semanal: primero Los Medios a Examen y más tarde Cultura de Tupper.  Nuestra juventud nos impedía entender la importancia del guión e intentábamos sublevarnos constantemente contra los corsés que nos imponía el tutor de la actividad. Con los años, agradezco la disciplina que se nos impuso, que consiguió que perdiéramos el miedo al micrófono y comenzásemos a familiarizarnos con nuestra voz a través de las ondas.

Más tarde, pasé por Onda Cero Guadalajara como becaria. Gracias al gran Félix García aprendí, entre otras cosas, a beber del botijo y a contemplar la campiña desde el octavo piso de Francisco Cuesta. Pero sobre todo, supe lo que significa la profesión de periodista, gracias al saber hacer de un hombre que lleva toda la vida tras el micro.

Un año después volví a la radio, en este caso a Cadena Ser. Coincidir con voces como la de Juan Solo, al que había escuchado día tras día durante mi infancia, convirtió aquella experiencia en un reto. Exprimí cada segundo de aquellas prácticas y pasé en aquellos estudios tantas horas como fue posible, repitiendo una y otra vez las grabaciones, buscando la entonación perfecta, intentando dar la talla y no equivocarme.

EsRadio Guadalajara confió en mí al año siguiente para hacerme cargo del magazín en verano y de los boletines informativos. Allí viví el estrés del día a día y aprendí el verdadero significado del “yo me lo guiso, yo me lo como”. Disfruté de la soledad del estudio en la madrugada, preparando el primer informativo del día, con el micrófono como único compañero.

Y a partir de entonces, comencé a especializarme en comunicación para empresas y dejé un poco de lado esa pasión, que ahora he decidido retomar de la mano de mi proyecto Empatiza Comunicación. La decisión de hacer un podcast en un mundo en el que reina lo audiovisual, viene dada porque soy una gran aficionada a este formato, y creo que es el ideal para personas que no tienen tiempo para dedicarle a ver un vídeo en exclusiva. Sin embargo, no renuncio a publicar algún vídeo o escribir este blog, si bien me centraré en el podcast como principal medio de difusión de Empatiza.

Y como la velocidad se demuestra andando, aquí tenéis el primer capítulo de Empatizando.