¿Por qué soy adicta a mi Bullet Journal?

“Érase una vez una mujer a una libreta pegada, que ni para subir al Ocejón la soltaba” podría ser una definición bastante precisa de ésta que escribe. Sin miedo a exagerar puedo decir que llevo mi vida en un cuaderno y que lo primero que hago cuando estreno un nuevo volumen es rellenar la hoja con mis datos personales y especificar la cifra que daría a quien me lo devolviese, en caso de perderlo. Mi padre siempre decía que “el bolígrafo se inventó para descanso de la memoria”, una frase que yo me tomé a rajatabla para dar vacaciones de por vida a mi cerebro en cuanto a memorizar tareas y citas, para ocuparlo en otros menesteres más productivos. En esa línea, hace ya casi tres años que descubrí el método de organización Bullet Journal, dos palabritas que han revolucionado mi existencia. Fue el verano en que Marie Kondo entró en mi vida, y fue María también quien me sugirió que googlease “Bullet Journal”. Desde entonces han pasado casi mil días, todos ellos reflejados en 5 volúmenes que han ido mejorando en cuando a diseño y funcionalidad.

Pero empecemos por el principio: ¿qué es un Bullet Journal? Es un método de organización semanal que consiste en tomar un cuaderno vacío e ir generando una agenda personal y personalizada. Este tipo de agendas se distinguen por tener un índice, páginas numeradas, vista anual, mensual y semanal y un sistema de migración de tareas. Parece fácil y la buena noticia es que montarse un cuadernito como el mío es muy sencillo. Para empezar solo hace falta un cuaderno, un bolígrafo y la voluntad de aprovechar hasta el último segundo de tu día a día ¿a que suena bien?.  Las filigranas  y la necesidad de que cada día sea visualmente más atractivo, mejor diseñado y más adaptado a tu quehacer diario vendrán después.

Hasta hace unos años, mi vida discurría entre pilas de papeles desordenadas y anotaciones inconexas. Mi obsesión por tenerlo todo controlado me llevaba a descargar aplicaciones como Evernote, Google Calendar, … que usaba hasta la extenuación, comprobando que tampoco conseguían poner orden en mi vida. Esas  apps eran parches, el Bullet Journal ha revolucionado mi existencia, permitiéndome exprimir las 24 horas que tiene el día hasta límites difíciles de imaginar. No solo eso, hay más ventajas:

  1. Permite tener una visión general de la semana, el mes o el año. Te da visión de futuro y abrir la agenda a fechas más amplias
  2. Evita la procrastinación. El sistema de migración de tareas permite detectar de un vistazo qué tareas llevan siendo pospuestas varios días o semanas y atajarlas.
  3. Estira tu tiempo. Cuando lleves un par de meses usando el bujo empezarás a notar que tus días se alargan y que eres capaz de llevar a cabo más tareas.
  4. Elimina el estrés. Tachar las tareas completadas es una fuente inagotable de placer y reduce los niveles de estrés enormemente. No hay nada más relajante que irse a la cama con la sensación de tenerlo todo hecho.
  5. Es flexible: tú decides cuánto espacio dejas para cada día, si prefieres una orientación horizontal o vertical, el tamaño del cuaderno, etcétera. Tú eres el creador de tu agenda y no tienes que adaptarte a formatos prefabricados que nunca terminan de encajar.
  6. Todo en un mismo lugar. Ya no tienes que consultar distintas aplicaciones o cuadernos, lo tienes todo en el bullet journal, perfectamente localizable gracias al índice que colocas en las primeras páginas.
  7. Permite manejar todo tipo de información, ya que es posible intercalar anotaciones entre las semanas. Si tienes una reunión, por ejemplo, puedes tomar notas en la siguiente página que haya libre en tu cuaderno, indexarlo y continuar usándolo con la tranquilidad de poder rescatarla, vía índice, en cualquier momento.
  8. Ejercita tu creatividad. Cada semana tienes una nueva oportunidad de innovar en tu sistema de organización, probando con nuevos colores, disposición de las cajas, tipografías. Tu imaginación no tiene límites y cada minuto perdido en organizar tu tiempo es un minuto invertido.
  9. Genera adicción. Cada día querrás tener un cuaderno más chulo, una caligrafía más impactante y una organización semanal más funcional.
  10. Llama la atención. El bullet journal está de moda, no nos engañemos. Si empiezas ahora, pronto notarás que tu agenda genera conversaciones en reuniones de trabajo, amigos y familiares.

Si quieres escuchar cómo te cuento todo esto, puedes escuchar el último capítulo de Empatizando:

… y si quieres ver más de mi Bullet Journal, puedes seguirme en instagram.